Del Comercio Justo a la Responsabilidad Social

Radio Nicaragua.- Unas 36 cooperativas están involucradas en el comercio justo en nuestro país, las que han logrado un impacto significativo en unas 200 mil familias, las que además de tener mejor precio en sus productos, obtienen beneficios sociales.

Neftalí Díaz Orozco, de la coordinadora nicaragüenses del Comercio Justo y de la Coordinadora de América Latina de organizaciones de pequeños productores de América y el Caribe, aseguró que el comercio justo se traduce en un mejor precio para el producto y como complemento una prima social (premio para obras sociales), que se puede invertir en proyectos para la comunidad o el mismo productor.

Aseguró que con esta prima social se han mejorado escuelas, se han otorgado becas a hijos de productores para que estudien y lleguen hasta la universidad, desarrollo comunitario, entre otras cosas.

Según Díaz Orozco del Comercio Justo se establece a través de una certificación, que se basa en diez principios entre estos; la protección a la niñez, al medio ambiente, las buenas prácticas agrícolas, etc.

El Comercio Justo se establece con países muy exigentes como la Unión Europea, Japón, y Estados Unidos, afirmó Díaz Orozco.

Una de las Cooperativas certificadas hace más de 10 años con Comercio Justo, es la “Central de Cooperativas Del Campo”, en el occidente del país, que procesan y comercia ajonjolí, aceite de ajonjolí y maní.

María de los Ángeles Real, responsable del área de desarrollo cooperativo en el área de la certificación de Comercio Justo de la Central de Cooperativas Del campo, aseguró que esta prima (premio), es usada para un fondo revolvente para esposas de cooperados para que aprendan a elaborar piñatas, pasteles entre otras cosas.

El dinero o premio obtenido por esta certificación de Comercio justo también es usado para reparación de caminos y vivienda de productores, aseguró Real.

La Central de Cooperativas Las Diosas, ubicadas en 4 departamentos del país, y compuestas de mujeres, también están involucradas en el comercio Justo, su presidenta Rosibel Ramos, asegura que el premio que obtienen lo usan en reparación de caminos, entrega de útiles escolares en las escuelas de sus comunidades entre otras cosas.

“Sentimos una gran satisfacción porque estamos ayudándonos nosotras mismas como mujeres como también a la sociedad”, afirmó.

El Comercio justo solo certifica a pequeños productores con pequeñas propiedades, que estén organizados en cooperativas o asociaciones, no beneficia a grandes empresas ni grandes propiedades, porque su objetivo es sacar adelante a las familias de productores pobres, además de colaborar en las comunidades, con los premios o  dinero que se otorga como un valor agregado por el cuido del medio ambiente, los niños, las comunidades, lo productores pueden colaborar en diferentes obras, cumpliendo su responsabilidad social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *