La silenciosa RSE del movimiento cooperativo

Por Julio Pérez

La Trinchera.- Por lo general el tema de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se  vincula con las grandes empresas y corporaciones, en menor medida con las pymes, pero de forma nula con el movimiento cooperativo.

Muchos entienden la RSE, como la labor social que realizan las empresas, más allá del compromiso social legal que tienen de pagar los impuestos y salarios a sus trabajadores.

En el caso de las cooperativas, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es propio y está encarnado en el cooperativismo, “desde que nace una cooperativa, nace con RSE, no se rige por un salario, sino que cada quien gana según el aporte que hace, eso es más responsable que un salario”, explicó Javier Pasquier,  presidente de la Federación de Cooperativas para el Desarrollo (FECODESA), que aglutina a unas 140 cooperativas, integrada en 16 uniones.

Existen muchos productores organizados en cooperativas que cuidan el medio ambiente, que producen orgánicamente y que garantizan la comida al sector urbano, “qué más responsabilidad social que tienen estos trabajadores”, señaló.

Las cooperativas son más democráticas, porque todos tienen el mismo nivel de decisión a diferencias de las empresas, donde las decisiones la toma el mayor accionista, “esto es también responsabilidad social, tiene que ver con los derechos humanos de socios y trabajadores”, apuntó.

Las cooperativas producen el 15% del café orgánico, que evita la contaminación de ríos y otras producen todo el ajonjolí que exporta Nicaragua.

Ya están experimentando cómo producir orgánicamente el ajonjolí. “Este es un aporte importante, no se le deja al gobierno toda la carga”, indicó.

Existen muchas cooperativas que pagan a profesores, que becan a los hijos de los socios. La cooperativa de taxis, (Fenicotaxis), por ejemplo, tiene a muchos capacitándose en las Universidades, expresó.

Fecodesa tiene becados a 12 hijos de socios para continuar sus estudios universitarios en la Universidad de Ingeniería, Universidad Agraria y en la Universidad de Esteli, donde cursan estudios de marketing e ingeniería industrial y agrícola.

Otras cooperativas pagan maestros, otras tienen grupos mutuales para ayudarse en medicinas y otras ayudan a mejorar la comercialización de sus productos. “Estas son formas solidarias y parte de la RSE. No existe cooperativa que no tenga RSE con su comunidad y con su socio”, reiteró Pasquier.

La miel, ganado, café, ajonjolí, granos básicos, entre otros, formaran cadenas de valor desde el inicio de la producción hasta la comercialización, como una nueva forma superior de funcionamiento de las cooperativas, señaló Pasquier. “Para mejorar procesamiento del producto y conseguir mejor mercado”.

Otra forma nueva de organización de las cooperativas es trabajar en alianza para poder atacar y resolver todos los problemas que tiene el desarrollo empresarial de las cooperativas, para que salgan adelante, explicó.

Hay que desarrollar la cultura empresarial. Las cooperativas en Nicaragua se están disponiendo para trabajar empresarialmente, existen problemas serios en gerencia, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *